Bienvenidos a mi blog

martes, 25 de enero de 2011

La última romántica


Los minutos se tropiezan con las palabras, hace frío.
“lady Jane dejó caer su lánguido pañuelo al suelo... “
Busco la calidez de tu recuerdo atravesando el tiempo,
“...no vendrá sollozan las flores...”
escribo tu nombre con letras infinitas
“...moriré si ha dejado de quererme...”
en el cristal de mi corazón.

Las palabras se esconden entre mis dedos, llora el cielo.
“sonata de amor bajo las cuerdas de un viejo violín...”
Sueño tu aliento enredado en mi pelo,
“...seré tuya para siempre...”
estás ahí... sé que estás ahí
“...nadie te va a querer como te quiero yo.”
en el centro de mi corazón.
***
.

viernes, 21 de enero de 2011

Si te gusta leer...


...hay un rincón en la red que se llama 'Escritores en la sombra'.


He empezado a colaborar con ellos con mi relato Una historia más,

pero mi relato sólo es uno entre los muchos que pueblan este blog... nunca sabes lo que te vas a encontrar. Son muy buenos.


Si te gusta leer date una vuelta por allí, no te arrepentirás.

miércoles, 19 de enero de 2011

Diosa blanca



Escondida entre las flores... diosa blanca
¿Minerva, Isis, Atenea?
Lloras a la luna entre claveles negros.
Lágrimas de amor abrazando el horizonte,
resbalando por mi pecho...
¿Minerva, Isis, Atenea?

La niebla de tus ojos no te deja ver el mar,
la luz, la realidad,
los dioses ya no bailan haciendo el mal
¿Minerva, Isis, Atenea?
No hay demonios, ni dragones...
sólo soledad manchada de gente,
huyendo de lo falso, de lo efímero,
huyendo de las sombras
¿Minerva, Isis, Atenea?

Tal vez confundí el eco de las flores,
el lenguaje de tus dedos.
Suspirando de belleza a las estrellas
sobre la noche incierta del ocaso
¿Minerva, Isis, Atenea?
Tal vez...
tal vez ya no llora el sol,
ni tú,
ni yo.

viernes, 14 de enero de 2011

Contra la polución...





alzo mi voz
contra la polución
que nos invade y...


¿recordáis la canción de Marea negra? claro, que aún no había ley antitabaco.
+
La polución no se puede prohibir, fumar sí.
El estado gana un euro en impuestos de tabaco y gasta dos en curar el tabaquismo, prohibamos el tabaco... a alguien hay que echar la culpa ¿no?
Con un muro hemos topado ¿o es que nadie piensa?
Vaya por delante que yo dejé de fumar hace dos meses por motivos personales, y si me molesta el humo de quien fuma me retiro.

Cuando te prohíben algo tienes más ganas de ese algo, eso produce ataques de ansiedad y fumadores convulsivos. Pero claro, el aire que respiramos es..
. tan... ¿cómo decirlo?
+
Que el tabaco es malo, lo sabemos todos, también el alcohol. Y tantas otras cosas...
Esos ataques de ansiedad los va a pagar ¿quién? o, seamos realistas, la violencia por no poder fumarte un cigarrito que te calme los nervios. Sin contar el dinero perdido/invertido en acondicionar una zona de fumadores en establecimientos públicos... mas no os precupéis, mi señor, aquí sólo está en crisis el gobierno.
+++
A ver cuando prohiben la cerveza que eso si que engorda... ¡ya puestos! :))

miércoles, 12 de enero de 2011

Puede que sí o puede que no


pero no me van a pillar con los brazos cruzados, y en ello estoy.

Y sí... hay algo, inesperado y grande y..., pero no puedo decir nada más.
¿cruzamos los dedos?

Una famosa editora decía que publicar es cuestión de tino y de llegar en el momento adecuado. Y de constancia, y buscar buscar buscar.

Cierro el monotema hasta que no haya datos reales.


No sé porqué esa foto es la que más pega con el post ;)

domingo, 2 de enero de 2011

Sen Boulak...

Mata no sabe lo que ocurre, un gran séquito la conduce a unas piscinas con sauna y ve sobre unas escaleras su albornoz blanco. El móvil está dentro. Apenas tiene batería, sólo puede mandar un breve mensaje: Atrapada en el antiguo Egipto.

Sofía, Sen Boulak –mi rubio pasión-, Maatakara... y muchos más, muchas sorpresas y risas. Sin duda mi proyecto literario más ambicioso, cuyo titulo no puedo desvelar aún.

Queridos Reyes Magos
no sé cuando empecé a soñar y trabajar por ser escritora, tal vez cuando me di cuenta de que escribiendo vivía otras vidas, o quizá porque siempre quise dirigir destinos. Y luego supe que podía crear, y me preparé para hacerlo cada vez mejor... y me sigo preparando porque la vida te enseña cada día una cosa nueva.
Algunos dicen que soy buena, que éste año publicaré por fin mi novela ‘Las palabras del viento’, y otros no dicen absolutamente nada. ¿Y sabéis qué? Pues que me da igual, porque lo bueno sólo tiene una cara y sospecho –como algunos de los que me leéis- que alguien se fijará en mí. O se han fijado ya. O seguiré insistiendo.

Creo en mí.
Lo que ocurra importa claro, pero no tanto como seguir; con ilusión, con una sonrisa, sin h
acer daño a nadie... dos no discuten si uno no quiere.
Éste año el regalo que os pido no es para mí, sino para los que sienten que no tienen nada, para los que creen que lo saben todo y para los que de verdad sufren grandes ausencias.

Feliz Año Nuevo.