Bienvenidos a mi blog

viernes, 1 de octubre de 2021

La calma, la furia, el universo, la paz.

 

Cerrar la noche

mirar hacia dentro,

jugar con la lluvia en cada esquina

y sentir tu alma entre mis dedos.


 

A veces hay que romper la ironía

con la lanza más oscura de la verdad,

tener un sueño

y saber lo que es amar.

A veces hay que inventar el arcoíris

con las letras de la pasión y las ganas de vivir,

mirar las estrellas

y acariciar la calma de tus brazos.

 

La calma, la furia, el universo, la paz.

Cuando los pétalos de luna se confunden

con las lágrimas del sol es hora de parar.

Porque hay veces que la reina, sin abandonar el juego,

con los peones y el alfil de la mano sale del tablero,

luces infinitas surgen de las torres

y los caballos pastan a sus anchas.

 

Cerrar la noche

mirar hacia dentro,

jugar con la lluvia en cada esquina

y sentir su alma entre mis manos.

 

miércoles, 24 de febrero de 2021

Una Flor Confinada En El Desván

 

Mi nuevo poemario.

¿online? Puede.

…-

Tardes mariposa

rotos en los bolsillos,

un viaje a ninguna parte.

Cansada, escondida y volando.

Una mirada profunda,

una sonrisa sincera

una intensa sensación.

Felicidad, vacío, todo, nada.

Cuando era pequeña y mi mundo de papel, las estrellas  ya hablaban de los silencios del universo, de la torpeza, de la mentira… del egoísmo. Decían que sin ganas y sin esfuerzo no vale nada. Me decían que la coherencia tiene un precio y los valientes dejarían de existir. Lo dudo.

Tardes mariposa

un viaje hacia el interior

una mirada profunda,

una historia callada entre tú y yo.

lunes, 15 de febrero de 2021

Ni nadie se va a enterar.

 

13-2-2021

Suplantaron mi cuenta, con mi apellido acabado en z y usando mis fotos.

Y pusieron que trabaja en escorte. Yo. A ver… es que a mí eso me suena a tractor.

Forofos de Telecinco, prepotentes, vacíos…  jamás te voy a perdonar. Porque estás detrás de  todo esto.

Daño a mí? No. quitarle internet a un seudónimo y es dependiente no  cuenta. Ni nadie se va a enterar.

ES ASI DE MALA.

Y el pasado 23 de enero me creé una cuenta nueva. Tenía que hacerlo por sorpresa, los sábados no suelo estar.

facebook.com/maria.narro.794

jueves, 21 de enero de 2021

- ¿Y si eres la víctima de esta gente?

 

Cómo gestionar el impacto emocional derivado de la pandemia de coronavirus.

Lafau, psiquiatra de profesión, ha dejado varios titulares interesantes «El bombardeo de información es muy difícil de tratar, y la población está frustrada, cansada y triste

«Otra cosa muy humana es buscar culpables, tras la primera ola fueron los jóvenes», ha recordado. «Eso canaliza nuestra rabia pero, ¿nos ayuda como sociedad? Según mi visión nos enfrentamos entre nosotros. Creamos caos entre el caos», ha apuntado el especialista, para quien no es momento de ahondar en los conflictos.

«Es el momento de tranquilizarnos y de ir todos a una», ha recomendado el psiquiatra, para quien «responsabilidad y solidaridad» son las palabras que deben primar, incluso por encima de «resiliencia». «Hemos oído hablar mucho de ella pero ahora no es el momento, ya hablaremos más adelante, porque es cierto que el cerebro humano tiene capacidad de sobrepasar dificultades y aprender lecciones de ellas».

-          -

-          ¿Y si eres la victima de esta gente?

-          Porque les caes  mal.


¡Chico, ataca que man secuestrao!


Pero… ¿qué pasó?

 

El jueves 14 a primera hora de la mañana dejo este  mensaje en MI muro de facebook.

A veces tienen que ocurrir cosas así, en plena pandemia y ola de frío, para que te des cuenta de por qué llevas años minusvalorándome. Tranquila, la vida es un búmeran.

Pago yo = Mando yo.



Cuando vuelvo  a entrar me salta un privado del señor Esteban De Las Encinas. Me cansa y me voy, a las 5 de larde me avisan y ya no puedo entrar.

 

Mi amigo Nacho a la mañana siguiente publica esto:

María Narro tuvo una discusión ayer por la mañana con un señor de su ciudad, él defendiendo a las mujeres que trabajan en casa de MARÍA NARRO. Le pide que lea lo que las mujeres que trabajan en su casa dicen de ella. Le pide que ponga su dirección y contraseña de Fb. Y cuando saben que no está le roban la cuenta de Fb. SURREALISTA.

 

Continuará…  

 


miércoles, 20 de enero de 2021

El reino del revés


 

Me dijeron que en el reino del revés
Nada el pájaro y vuela el pez
Que los gatos no hacen miau y dicen yes
Porque estudian mucho inglés

Vamos a ver cómo es
El reino del revés
Vamos a ver cómo es
El reino del revés

--m

 

Me han robado la cuenta de Fb. para que me calle.

 

 


martes, 19 de enero de 2021

Con z de zapatilla.

 

Mi abuela materna se llamaba Cecilia Narro, y era de Esplegares –Guadalajara-. Tenía una enfermedad, por ese y otros motivos elegí su apellido.

NARRO sin z.

El señor alcornoque, es que su apellido tiene muchas encinas, además de ser un ser tremendamente despistado, no ve bien y le importo una mierla. Ah,  y  domina el   francés (ahora facebook me habla en francés).

Yo hablo castellano, me defiendo  en inglés, y también hablando a lo bruto.

Me ha hecho daño porque no lo entiendo. O entiendo todo.  En plena pandemia y casi confinada, usted no tiene  corazón.

Pero  hostias, señor oliva de los palotes digo Esteban De Las Encinas, (si le vuelve a molestar que me ría limítese a sacarme la lengua) no diga ahora que también le han suplantado en su  cuenta CUANDO USTED LLEVA  AÑOS ‘REGAÑÁNDOME’, siempre, cada vez que protesto a la empresa… en público –en privado no me hacen caso-.


 Deje de hacer el canelo, Jesús: USTED NO  HABLA  CONMIGO DE OTRO TEMA, nunca. Que Por Eso Le Hice Caso.

Secuestro informático ¿???????? ¡JA! me han robado la cuenta de Fb. para que me calle.

 

Continuará…  

jueves, 12 de noviembre de 2020

-En alguna estrella-

 

La pintura que  acompaña a mi novela es de Miguel Peidro.

-


La gente había dejado de hablar poco a poco y miré hacia el salón.

-Va a leer poemas Eulogio. Ya verás que bien recita –me dijiste.

-¡Pero si es sordo!

-No oye bien. No seas cabeza hueca, Miguel… ¡Ven!

 

“…La muerta resucita cuando a tu amor me asomo,
la encuentro en tus miradas inmensas y tranquilas,
y en toda tú... Sois ambas tan parecidas como
tu rostro, que dos veces se copia en mis pupilas.
Es cierto: aquélla amaba la noche radiosa,
y tú siempre en las albas tu ensueño complaciste.
(Por eso era más lirio, por eso eres más rosa.)
Es cierto, aquélla hablaba; tú vives silenciosa,
y aquélla era más pálida; pero tú eres más triste.”

 

La tranquilidad y profundidad de aquella voz leyendo los versos de Amado Nervo me sorprendió. Equilibraba el mundo. La noche. Y me relajaba. Me senté en un sillón y te pusiste junto a mí. La calma se había colgado del cielo.

Siguió leyendo poesía de Amado y Luis Cernuda mientras el frío y un viento helado corrían por las solitarias calles.

-Este poema va por ti, compañero. –le dijo a tu padre con un puño alzado. … (…)

 

… (…)En un terreno movedizo, con un otoño vestido de oscuro invierno, y sin poder detener ni interrogar a nadie. Intuir lo que iba a ocurrir no adelantaba el delito. Pasábamos las horas del cuartel a la casona y vigilando el río, arrebujado en una infinita sed de ti. De tus sueños, de todo lo que había dejado atrás.

El trasparente sonido del río me hablaba de tus ojos, el húmedo olor de los árboles gritaba tu nombre entre las ramas desnudas del fuego verde, y la espesa niebla estrangulaba tu alma adivinando un sol en las profundidades del cielo. Mi estrella. Callaba el viento porque no podía dejar de pensar en ti, de recordar ni imaginar tus besos. Las corrientes rugidoras arrastraban la fuerza del secreto, de la vida.  Y tropezaba el agua con las rocas creando las ondas del deseo, de la nostalgia que se abre en la mañana de los tiempos, de ese círculo visible de las ganas que buscan siempre algo más. Mucho más…Todo.

Me gustaba estar en el campo porque te sentía dentro. Volver a la realidad ya me gustaba menos.

 

-¡El Cristo colorao!

Algún día me acostumbro yo… (…)

 

-En alguna estrella-

https://enalgunamaria.blogspot.com/

 

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Para nada

 


Utilidad del test de Roth en la valoración telefónica de pacientes con infección respiratoria y sospecha de COVID-19 en atención primaria.

 (Cada maestrillo tiene su librillo, eso prueba la capacidad pulmonar)

El test de Roth (103) se llama así en honor al Dr. Arie Roth ( cardiólogo que trabajaba en Tel-Aviv) que inventó un test para correlacionar la disnea con la SatO2 de la habitación en la que está el paciente. El test consistía en: 1º Respirar hondo, 2º Contar lo más rápido posible del 1-30 en el idioma materno del paciente. Tras hacer esto, se medía: a) el tiempo de duración entre el 1 y el 30 en una sola respiración o hasta que el paciente inspirase nuevamente. b) El número al que llegaba en ese tiempo. Chorin et al encontraron una correlación significativa entre la SatO2 y el número al que llegaba el paciente. Fue estudiado en 93 pacientes ingresados por ICC, neumonía y síndrome coronario agudo entre otras patologías.

Si el paciente tardaba menos de 7 segundos en contar, se relacionaba con una SatO2<95% del aire de la habitación (sensibilidad: 91%, especificidad:83%). Si el paciente solo contaba hasta 10, se relacionaba con una SatO2<90% del aire de la habitación (sensibilidad:78%, especificidad:68%)



Una cadena que circula por WhatsApp propone un método para comprobar si estamos infectados de coronavirus, "inhalando profundamente y sosteniendo la respiración durante más de 10 segundos sin toser", así como una posible solución ante el contagio "tomando sorbos de agua cada 15 minutos" ya que, supuestamente, el líquido hará que el virus llegue más rápidamente a nuestro estómago y el ácido acabará con él. Pero no, es un bulo. No hay ninguna prueba

CONTENER LA RESPIRACIÓN NO PERMITE SABER SI UNO ESTÁ INFECTADO POR CORONAVIRUS Y TOMAR AGUA CADA 15 MINUTOS TAMPOCO ACABARÁ CON ÉL

-de El Covid y la ataxia de Friedreich…-

jueves, 24 de septiembre de 2020

Sonríe.

 

Si no te relajas nuestro sistema inmunológico no funciona


Olvídate de todo.

Sonríe.

                                             -Bienvenidos...-

 

Leonor había puesto todo su empeño en que la velada saliera bien. La primera impresión es la que cuenta, le decía siempre su madre. Se había rizado el pelo, acababa de rociar la estancia con una finísima lluvia de su perfume preferido, y había sido algo más generosa al colocárselo en las muñecas y tras el lóbulo de las orejas. La ropa negra que llevaba le favorecía, de eso no había duda, tan ceñida y con ese escote: insinuando sin mostrar nada, como debe ser. Todo preparado. Dos copas de champán sobre la mesa de cristal acompañadas por ligeros y atractivos canapés; una suculenta pero débil fragancia escapándose de la cocina y la casa a media luz. La música romántica tan imperceptible que apenas se oía.

Aquella era su primera cita con Marcos.

Cuando el hombre por el que suspiraban todas sus compañeras de oficina la invitó a cenar, intuyó que su ansiado sueño se cumpliría mejor en terreno propio ya que de esta forma su problema quedaría más tapado. Sabía que podía ser la mejor anfitriona; sensual como pocas de su atractivo no tenía dudas, pero de sus nervios sí.

Al estar frente a quien le gustaba no sabía qué decir, los temas de conversación se evaporaban. Su terapeuta desfallecía con ella. Leonor era la mayor charlatana que conocía hasta que coincidía con un hombre guapo, atractivo, entonces se quedaba muda. Se le habían acabado los trucos y consejos que darle, hasta llegó a temer que en verdad perdiera momentáneamente la facultad del habla. Pero un compañero sugirió que la mujer hiciera guiones o recordara letras de canciones... y la cosa más o menos empezó a funcionar.

 

Leonor había llenado la casa de notas ocultas, hasta en sus muñecas había escrito dos diminutas chuletas. Se echaba un último vistazo en el espejo cuando el timbre de la puerta sonó. ¡Qué puntual... y qué guapo...!, pensó al abrir quedándose pasmada e idiotizada en el umbral.

Marcos la miraba sonriendo y alabando su buen gusto. Traía una botella de vino. La mujer miró con disimulo su mano izquierda, la chuleta..., ¡el perfume la había borrado! Sonrío mientras llamaba a gritos mentalmente a las palabras.

-Buenas noches, bienvenidos hijos del rock and roll...

Lo dijo tan sin una pizca de ritmo y tan seria que, el hombre riendo pasó dentro. Y entregándole la botella contestó:

-Ya veo que lo vamos a pasar pipa. Tienes fama de divertida ¿Te gusta Miguel Ríos?

-¿A mí? ¡Si casi no había nacido! –le dijo Leonor mientras se dirigía a la cocina pensando “Vamos bien, vamos bien, princesa ¡ya has dicho cinco palabras seguidas... y sin guión!

 

Marcos resultó ser un gran conversador por lo que la velada se normalizó bastante. Lo malo era cuando la miraba con esos ojos... ella sentía que le devolvía la sonrisa más reboba y estúpida del mundo, y completamente muda. El hombre estaba acostumbrado a causar ese efecto y se mostraba encantado. Pero Leonor no se sentía bien, así que apurando su copa se encaminó hacia la ventana, allí había escondido una de sus notas. Tan bien escondida que la escasa luz le impedía encontrarla.


-¿Qué haces...?-, oyó a sus espaldas.

Se giró y sonrió. La tenue luz le convertía en el ser más hermoso y varonil que había visto nunca. Tragó aire, respiró con profusión y golpeando el suelo con uno de sus tacones dijo:

-Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer...

-¡Nacha Pop! Y ahí no me digas que no habías nacido porque se notaba un ligero ritmillo... Venga, te ayudo a poner la mesa y cenamos.

“Vamos bien, vamos muy bien, princesa”

 

La cena transcurría dentro de los parámetros de la normalidad. Él contando sus batallitas, y ella revisando mentalmente su exquisita ropa interior y deshaciéndose al imaginar lo que ocurriría luego...

El tiempo se detuvo al observar que Marcos la miraba con fijeza. Esperaba una respuesta... sonriendo con esos dientes blanquísimos y aquellos labios. Ella miró con disimulo la nota doblada escondida en su servilleta. Enlaza una frase con su última palabra, leyó. “¿Y qué decía...?”

-Alonso, mujer, Alonso... –volvió a repetir él.

-Alonso Quijano... ¿don Quijote de la Mancha?

-No digas tonterías, mujer, el Alonso de toda la vida: Fernando Alonso. ¿En qué mundo vives? –le preguntó con el ceño fruncido, lo que acentuaba aún más su atractivo.

Suspirando y temblando al mismo tiempo mientras doblaba su servilleta, contestó:

-No me hables, no me hables. No me hables así...

-¡Juan Pardo! Esa canción le encantaba a mi madre, ella sí que era una luchadora con...

“Vamos bien, vamos bien, princesa, ya has conseguido encarrilarle de nuevo a su monólogo”.

 

Después de cenar y mientras ella se llevaba los platos a la cocina, Marcos encendió el televisor. ¡Gollllllllllllll!, le oyó gritar enardecido de pasión. La mujer preparó dos sugerentes copas sonriendo y se desabrochó un botón de la blusa.

-¡Nena! –le oyó gritar de nuevo- ¿No habrá por ahí palomitas? Empieza el derbi y luego echan Rambo 13, mejor quito la música.

 

“¿Puede un príncipe convertirse en rana?”, pensó bebiendo una de las copas de un trago y abrochándose el botón.

 

 

 

jueves, 17 de septiembre de 2020

Las ganas de vivir -I-


 

Cartas sin papel
poemas en tus labios
sonrisas en el viento
poco a poco,
y sentir la poesía de tus ojos.

Me gusta escribir, crear. Me siento bien, me relaja, me comunico; tal vez porque hace tiempo aprendí que las mejores cosas de la vida no son cosas. Es algo interior.

Es tiempo, son ganas, lucha, respeto, equilibrio, amabilidad.

Tengo una enfermedad neurodegenerativa desde que era niña, pero nunca me he considerado una persona enferma. Mucho menos una mujer enferma. Esa es mi suerte, mi mayor suerte porque me equivoco e intento ser normal en esta alocada anormalidad de la pandemia.

Empecé a escribir de una manera constante hace casi veinte años.

Cuando me di cuenta de que era capaz de escribir una historia con principio y final, me preparé para hacerlo. Y me sigo preparando, porque esto de escribir es un aprendizaje continuo.

Ahora ya difícil tarea, muy difícil estar derecha mientras escribo –mi casa está llena de espejos- y hacer una coordinación sublime con los dedos, pero compensa tanto... como nada.

 

Decía Ana María Matute que, el mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida, porque acaba siendo verdad.

Pero estamos tan ocupados mirando hacia afuera, que no nos tomamos el tiempo para disfrutar de nosotros. Viajar hacia el interior, conocernos a nosotros mismos.

Ve más despacio y disfruta de la vida. Con tu libro favorito, tu serie preferida, tu familia, los que te rodean. No cierres la puerta a una caricia, a ninguna emoción. Baila, sueña, vive.

No enumeres tus sufrimientos, enumera tus alegrías

 

Las ganas de vivir es la única medicina que creamos nosotros mismos.

 

 

jueves, 7 de mayo de 2020

Creando….


Escribiendo una nueva novela.
… (…)
-Me pregunto muchas veces por qué soy así, madre, por qué tengo que ser sensato para darme cuenta de que la vida no es sino una mierda de inteligentes deducciones.
 Hay quien se pone metas, objetivos, cree en algo: en amor, en un dios, pero es difícil creer en algo sino crees en ti mismo. Nadie siente alegría y, sin embargo, no hacemos nada para cambiar las cosas porque no sabemos qué es lo que podemos hacer, no sabemos cuál es la solución porque no la hay; la única solución, y aunque parezca absurda, es vivir en una dulce tiniebla, ser un iluso, un estúpido que no piensa y no ve las cosas más allá que lo que alcance su mirada. Es muy fácil hacerse pasar por tonto.
 No soy ningún patán, ni siquiera lo fui de niño aunque usted solo tuviese ojos para mis hermanos.
Ya no tenemos valor; quizá no lo tuvimos nunca.
Y aún así, creo que el hombre más valiente está asustado de sí mismo

El inspector Calvete se reconciliaba con el mundo después de aquellas profundas conversaciones con su madre. La persona más importante para él y la que menos le conocía. Pero era ella la que le ayudaba a esquivar la depresión que le rondaba. Por lo demás su vida era un circo, llena de delincuentes, policías, dos hermanos con los que no se hablaba y literatura. Mucha literatura.

-Si yo observo que un perro no ha ladrado cuando debía haberlo hecho me digo: ¡Ah! Un crimen estilo Sherlock Holmes.

“¡Este tío es tonto!”
 Le miraba y casi se arrepentía de haber confiado en él, de lo que sí se empezaba a arrepentir era… (…)
……. ………
El sótano de la abuela