Bienvenidos a mi blog

viernes, 8 de octubre de 2010

¿Despegando?


Pues no lo sé aún... pero que una agencia como la de Carmen Bacells me pida mi novela ya es un triunfo.


Desde que cambié la propuesta literaria –hace 15 días- no me ha rechazado nadie; fui consciente de que a las editoriales y agencias les interesa ver cómo eres capaz de meter al lector en tu historia, cómo echas el gancho para que siga pasando páginas. Hay que mandar el primer capítulo, siempre. Y eso hice.

De todas formas es que no entiendo muy bien a quien me dice que Las palabras del viento no es comercial sin leerla... ¿tampoco saben lo que es un estudio de mercado?
¿de qué va Inés y la alegría? ¿similar, no? ¿o para mí horrible casualidad?
Claro que Almudena Grandes es Almudena Grandes, y María Narro una perfecta desconocida.

Sea como fuere, al ver anoche en televisión a Carmen Bacells supe que tengo que seguir creyendo en mí y sobre todo escribiendo. Y en eso estaba, rodada de leyendas, egipcios y ordenadores, cuando ayer...

Me estoy dejando enamorar por mi nueva novela, porque sé que puedo hacerlo mucho mejor.

10 comentarios:

María Narro dijo...

en resumidas cuentas: que ayer la agencia de Carmen Bacells me pidió la novela (al medio día, ya sabían lo del nobel... digo yo)

Nacho dijo...

¡Enhorabuena!

Nunca dejes de creer en ti.

Blanka dijo...

¡Enhorabuena María!
Me alegro muchísimo,
Un beso

fgiucich dijo...

Qué bueno!!! Te diste cuenta que nunca hay que dejar de luchar? Abrazos.

Miguel-A. Cibrián (paciente de Ataxia de Friedreich) dijo...

Te dese éxito, Mamen,
Un abrazo.
Miguel-A.

estoy_viva dijo...

Que alegria Maria escribiendo una novela cuanto me alegro, noto que todo esto ha mejorado tu salud o la llevas algo mejor.
Enhorabuena es una alegria retomar de nuevo las visitas a los blogs de las amistades.
con cariño
Mari

Mael dijo...

:) ¡felicidades a la Perfecta!, ¿y la desconocida quién es?
;)

María Narro dijo...

Mari ¡cuánto tiempo!
estoy escribiendo mi tercera novela e intentando publicar la segunda.
Cierto que la actividad intelectual ayuda a mejorar cualquier estado de salud, el mío también.

Pero si hay algo que me ayude a olvidar el cansancio -y la piscina olímpica cansa después de una semana de trabajo- el frío y la lluvia, ese es mi perro Bruno.

Le veo una o dos veces a la semana, y cuando llego se tirá de tal forma encima de mí... que es una de las cosas más bonitas que me han pasado en la vida.

besos y gracias a todos

(Mael`, es la misma, pero el tío ese es el plasta más plasta de todos los plastas)

Prometeo dijo...

Estaba cantado, animo y a seguir, las puertas se abriran y todo llegara con bien. Un fuerte abarzo.

María Narro dijo...

;)