Bienvenidos a mi blog

miércoles, 15 de junio de 2011

Bernarda Alba y mi guiño a Lorca

¿Se puede tomar un personaje literario prestado? ¿Uno clásico, conocido?
No hay nada prohibido, me dije, pero ten en cuenta tres cosas:
Primera.- que es un préstamo y tiene que merecer la pena.
Segunda.- no olvides de dónde viene.
Y tercera.- báñale en tu propio estilo.

Y así nació Bernarda Alba... Pérez. Una mujer de 60 años, mandona, gruñona, llena de amargura, siempre vestida de luto y viuda; abuela de la protagonista de mi novela Las palabras del viento. Otro drama rural como La casa de Bernarda Alba... y ¡tan diferente! Llena de mujeres, pero con hombres... reales, muy reales porque yo lo soy.


La casa de Bernarda Alba fue la última obra escrita por Federico García Lorca, el joven escritor y poeta truncado por el fatal destino (¿dormido?) de España. La escribió en pocos días, durante la primavera del 36, poco antes de que le fusilaran en la guerra civil.
Siempre he admirado sus diálogos naturales sin grandes florituras innecesarias, y yo necesitaba una mujer ‘tan fuerte como un oso’ ‘con nombre de oso’. No lo dudé, Bernarda Alba era perfecta. Me tocaba hacerla crecer, menguarla, que viviera la gran mentira de la literatura por segunda vez. O quizás fue una casualidad como mi descubrimiento por puro azar del amago de Guernica casi silenciado que ocurrió en Sigüenza (Guadalajara), quién sabe... nunca creas al pie de la letra las mentiras compulsivas de un escritor. Y yo intento serlo, escritor quiero decir.


Cuando escribes una novela su protagonista suele llevar la huella del autor y Mercedes, la protagonista de mi novela, sin duda lleva el rastro del perfume de su autora, o algo más; pero yo me enamoré de mi Bernarda Alba. Su fortaleza y verdades aplastantes sin miedo a quedar mal con nadie me han ayudado mucho estos días.
Porque la gente habla mucho cuando debe callar, o como diría mi Bernarda:
- Y usté también se calla, señá maestra, que es una desgracia mu grande no saber callar...

Lo que empezó siendo un guiño a Lorca (pasión Lorquiana), se está convirtiendo en parte de mí.
Y... seguimos esperando, pero con ganas de volver a trabajar.
Mirando al frente
.

8 comentarios:

Durrell dijo...

Ayer vi la película en la 2. Cuando apareció Bernarda Alba me acordé de ti y pensé que tú estarías en tu casa viendo lo mismo que yo... tal vez fue verdad. Disfruté muchisimo, más viendo trabajar a tan excelentes actrices. Después cuando acabó, mi comentario fue: Como se puede ser tan gili... para matar a García Lorca, los españoles no nos merecemos lo que tenemos...
Imagina si hubiera vivido, la cantidad de obras que podría haber escrito... sin palabras!

¿Como estás? las vacaciones están cerquita ¿irás a la playa?

Montones de besos

María Narro dijo...

sí, la vi... y eso digo yo: imagina todo lo que hubiera escrito!!!

estar... estoy, intentando no pensar y poniéndome al día. Este año no hay playa, Bruno y la crisis mandan. Pasaremos medio mes de julio y agosto en la finca, piscina, ejercicio y familia. Con sesiones de fotos nuevas y a ver si puedo ponerme al día con todos mis amigos que os echo mucho de menos.
El loco (Bruno) está precioso, divertido, chaquetero y lleno de pelo (ya lo verás)
te quiero mucho.

((para todos esos maravillos cotillas que leemos los blogs decir que Durrell se acordó de mí viendo La casa de Bernarda... porque es una de las tres personas que han leído mi novela, pero no está publicada... aún))

Anónimo dijo...

Excelente guiño literario, exquisita cultura.

Alba-luz dijo...

María, perdí mi contraseña pero que sepas que te sigo. Tengo muchas ganas de leer tu novela. ¡Animo y a por todas!

Besitos.

Unknown dijo...

Pero que bueno leerte asi Maria! tan inspirada, con proyectos y mirando adelante como vos decis!
Me alegra mucho :)
Abrazos guapa!

Ana Isabel L. dijo...

Un abrazo, Mari.

María Narro dijo...

un beso y un abrazo a todos.

doble visión dijo...

Claro que se puede... porque los personajes una vez en el papel son de todos y siempre habrá en alguna parte del mundo alguien que podría ser descripto como el personaje.... Además es como prolongarles la vida esa que dejó trunca el escritor que los creo...

:)
saludos