Bienvenidos a mi blog

viernes, 30 de noviembre de 2018

El mundo al VERRÉS


El mundo al revés.-

Hace varios meses se habló mucho del Aquarius aquel barco de refugiados procedentes de Libia en su mayoría. Algunos países, como fue el caso de Italia, les negaron la entrada alegando ‘no al tráfico ilegal de inmigrantes’.
En aquel barco había niños, embarazadas, menores… No iban de paseo, buscaban una vida digna ¿y la encontraron?
Pues no lo sé. Yo no podría negarle la ayuda a nadie, pero hay que mirar hacia todos los sitios antes. No todo el mundo puede ayudar y España lo hizo. Y si protestas eres facha. O  racista.
Solo pienso.

No me parece muy normal luchar por los derechos humanos de unos. Sino por lo de todos.

Por nuestros mayores, para que se igualen las pensiones.
Porque puedan encender la calefacción más de dos horas al día, por ejemplo.
Hay tanto paro en España que me preocupa y avergüenza tanto las pensiones vitalicias de los políticos, como las pateras llenas de inmigrantes que llegan a nuestras costas.
Los desahucios. Los mortales y oscuros desahucios.
La violencia.

El dinero destinado al Procés, pasando por encima de los parados que dejó la ‘espanta’ de empresas en Cataluña, entre otras acrobacias.
Y si de acrobacias y monopatines hablamos, que  se prepare la Policía Local de Guadalajara. Cuando los chicos se aburren no conducen a toda pastilla por la acera sino por la carretera.

Y si vuelvo a oír que Kiko Matamoros es el critico LITERARIO más influenciable del país… pues alzo los brazos y grito ¡Gibraltar español! Y sansacabao.



1 comentario:

Miguel Schweiz dijo...

Huy, huy, huy, cuando uno se mete en estos temas, le da un cabreo monumental... Y lo malo que es difícil mantenerse indiferente, pero al mismo tiempo sabes que no puedes hacer nada en el escalafón que te ha tocado. Entonces, empieza la calentura y por lo menos las palabras logran desahogarnos.

Jo Marita, qué poesía magistral, qué belleza... La he leído cantidad de veces y cada vez es más hermosa. Pero no sé qué me extraña de semejante escritora y ojo, no me ciega la admiración, es perfecta.

Tepequieperopo