Bienvenidos a mi blog

lunes, 7 de mayo de 2012

Carta abierta de una escritora más, María Narro

Cuando publiqué mi primer libro alguien borró mi entusiasmo y sonrisa diciéndome: te publican sólo porque estás enferma. Quien me lo dijo nunca ha leído nada mío porque no lee, para él o para ellos simplemente soy un jarrón, herido y precioso pero jarrón. Que te digan algo así... no lo olvidas nunca.

 Seis años después vuelvo a publicar otra novela, la presentación de nuevo corre a cargo de la Fundación Siglo Futuro (ya han colgado en su web el resumen).
 Mi enfermedad no es mi carta de presentación.
Agradezco que se me admire, que me digáis que soy un ejemplo, conmovedora, especial, fuerte... lo agradezco de verás, pero es que soy la mujer más normal del mundo. Me tengo que depilar y me pongo histérica cuando falla algo; inaguantable y a veces adorable... como todas. Y lucho por ser una más.
Quitarme la etiqueta de la enfermedad, por favor.

Yo ya hablé de esto, pero hace seis años, y si ahora lo menciono en mi biografía es porque no tengo nada que ocultar. Aunque lo hice cuando acabé de escribir LAS PALABRAS DEL VIENTO. Ninguna editorial supo de mi enfermedad, ni silla de ruedas hasta que no les interesó mi novela. Porque no quería más favores, ni mi enfermedad es mi carta de presentación. Por favor, no matéis a Merche y Bernarda antes de leerlas, por Sigüenza, por mí.
Ahora toca leer y hablar de la novela, no de mí. No se van a vender más ejemplares porque yo vaya en silla de ruedas... Se venderán si la novela es buena.
Y eso te toca decirlo a ti.
Sólo pido una oportunidad como escritora, llevo dos años luchando por esto. Juzgar mi forma de escribir. Si de verdad queréis hacerme un regalo leed LAS PALABRAS DEL VIENTO y luego me contáis vuestras impresiones. Paco Marquina lo hizo.
Y claro que me llamo Mari Carmen, pero los míos siempre me han llamado Mari, y la que intenta ser escritora se llama María Narro.

Gracias por vuestro apoyo, y Buenos días

2 comentarios:

Miguel-A. Cibrián (paciente de Ataxia de Friedreich) dijo...

Te felicito, Mamen. Ya sabes que prefiero llamarte Mamen, sin significar merma para el valor de la novela. Una cosa es la persona que escribe, y otra el pseudónimo que utilice escribiendo.
Un abrazo.
Miguel-A.

José Manuel dijo...

Estuve el día de la presentación. Escribí una nota en los periódicos. Te adjunto enlace. He leido la novela. Coincido con tu presentador. Es una buena obra. Los personajes son creibles y cuentan una historia terrible al desgranar su vida tierna, dura, romántica y de sueños rotos. Las palabras del viento, son más fuertes. ¡Me encanta! Quiero darte las gracias, escritora.