Bienvenidos a mi blog

viernes, 20 de diciembre de 2019

CUARENTA AÑOS DESPUÉS… 1


Los sentimientos se enroscan al alma.
 Cambian, crecen, maduran, pero en el fondo seguimos siendo las mismas. Aquellas niñas con su uniforme azul, camisa blanca y los calcetines que se nos caían mientras soñábamos con el amor brujo de Falla y los chicos de las clases de enfrente.
Fueron tantas las  flores que le llevamos a María que hasta el pasado mes de mayo en el grupo de whatsapp, que con mucho esfuerzo y ganas han creado las mellizas, tarareábamos el ‘Venid y vamos todas…’ como algo tan precioso y blanco que nos unía aún más.

En un mundo de corrupción, violencia y paro acabar el día pegada al móvil cantando esa canción viene a ser algo surrealista. Como la que están montando ahora buscando  un cordero, digo un camello, en una foto que acaba de poner María José.

Y aquí estoy. Una hora buscando al puto camello por no ponerme las  gafas.

Pero yo os quería hablar de magia, de la magia que envuelve a esas niñas que se hacen mayores sin darse cuenta. Para todas, para casi todas, los años en los que estudiamos la  E.G.B juntas fue la mejor, o la casi mejor, etapa de sus vidas.

Para todas menos para mí.

Para mí fue una etapa convulsa; pero con algunos ratos tan entrañables y únicos que jamás podré decir que mi infancia fue una pesadilla. Hubo de todo, aunque sí fue extremadamente difícil.  Que podía haber compartido, pedido ayuda… ¡Éramos niñas! Mis compañeras eran ajenas a mi sufrimiento.
Me temo que yo también.


CUARENTA AÑOS DESPUÉS… 2

No hay comentarios: