Bienvenidos a mi blog

martes, 14 de agosto de 2007

El tiempo pasará

.
...me ahogo en sus ojos..........

...volver a nacer para luego morir.....


¿Pero qué coño estoy haciendo? Joder, la puta Navidad encima, los regalos sin comprar, tres clientes en la sala de espera, las horas que son y yo escribiendo versitos como un patético colegial. ¡Es increíble! la conozco de toda la vida, la he visto jugar con mis hijas, y hasta hace dos años no me he dado cuenta que existía.

¡Qué mala suerte ha tenido en la vida!. Noooooo, no intentes salir que te conozco, es ella la que ha tenido mala suerte, yo soy feliz con mi mujer y mis hijas, tengo un buen trabajo, un buen piso en la ciudad y otro en la costa, una casa en..., mi matrimonio todavía está vivo... ¿Por qué no puedo dejar de pensar en ella?

Sus ojos me marean, me hablan a gritos, me arrastran, me hipnotizan... ¡Mierda!

- Susana, pídeme un taxi, y diga a los clientes que me he tenido que marchar por una urgencia y que vengan el día veintiséis -Cuelgo el interfono y me pongo con prisa el abrigo. Agarro el maletín, he de salir echando hostias de este intrincado laberinto mental. Si la única forma de despistar y dar esquinazo al recuerdo es follar con mi mujer, juro que lo haré hasta partirla por la mitad.

Noto una pequeña erección mientras el interfono vuelve a sonar, Susana me dice que mi mujer fue a un salón de belleza pero me dejó la comida en el frigorífico... ¡Me cago en...!

Salgo del banco sonriendo como un payaso... -Buenos días. Feliz Navidad... lo siento hoy no podrá ser...-.
El taxi espera. Abro la puerta buscando la huida. Intento relajarme apoyando la espalda en el asiento. Respiro hondo. El cansancio y el ruido de un tráfico infernal se cuelgan de mis ojos. Me pesan los párpados y el taxista ha de recorrer medio Madrid; y la veo allí sentada junto a la chimenea...

Estaba sola, pero entré con el más absurdo pretexto. Me saludó con esa tenue timidez que me vuelve loco. Estaba viendo Casablanca y al notar como disimulaba una lágrima, me emocioné tanto que me senté yo también junto a la chimenea. ¡Hacía mucho tiempo que no me encontraba con la vida en una habitación!. Ella soñaba con la tristeza de un Rick eterno, y yo con el fuego que reflejaban sus ojos. Me di cuenta de que mi rodilla rozaba la suya y me aparté un poco. Entre nosotros no había deseo, al menos no físico. Ambos estábamos casados. Sabía que ella había descubierto mi secreto, pero nuestro silencio era como el más lento vals jamás imaginado, donde las palabras callaban y los sentimientos gritaban, donde volvías a nacer por una sonrisa y morías por cada lágrima derramada. Me levanté con brusquedad antes de abrazarla. Miré con los labios fruncidos hacia la televisión. La película acababa y entre toda niebla vislumbre la dulce agonía de un amor imposible...Y la habitación se llenó de gente.

El taxista grita que ya hemos llegado, he debido quedarme dormido. El álgido clima de la calle me espabila. Tanteo en el bolsillo del abrigo buscando las llaves, cambio de opinión y me dirijo como un autómata hacia el vídeo club. Mi petición extraña al chico que hay detrás del mostrador, pero su madre me oye y dice que la tiene en su colección privada. Le pregunto que cuánto pide por ella y me mira con mala cara, le digo que necesito escuchar 'El tiempo pasará' hasta que pase de verdad y me mira sonriendo mientras se aleja en busca de la película.

-Y decían que no quedan románticos -la oigo decir.

9 comentarios:

María dijo...

dos cositas:
-a mí me encannta la Navidad -la comercial no- y esto es un relato.

-Lo escribí hace algunos meses y lo pongo pq no tengo tiempo de escribir nada nuevo. ¡esto es de locos!
Ahora todo el mundo me quiere ver -por la entrevista, son de efectos retardíos- prepara viaje, coche, deja gata pueblo...

Manuel Rubiales dijo...

Joder María, que peaso relato. Tal como van pasando los renglones parece sumergirse uno en esa confusión real/onírica del personaje. Y al final, de uno u otro modo, triunfa el romanticísmo.
Chuletitas de cordero, de palo, y tinto joven, fresquito.

eduardo waghorn dijo...

Tu relato me hizo reir, muy agil tu descripci�n. Interesante tu espacio, te encontr� desde WUBA.
Un c�lido saludo desde el ahora invernal Chile:)

María Narro dijo...

Manuel, siempre, de algún modo triunfa el amor.
Gracias y un beso.

------------------

Eduardo, te recuerdo de WUBA. Yo iré en cuanto pueda a verte, pero ya en Septiembre.
Gracias y un beso.

((al final me voy el jueves y no el viernes. Mañana dejaré algo))

Ana R dijo...

Me ha encantado este relato, por su dinamismo y ese puntito un tanto mordaz...¿Que no quedan románticos? creo que es (somos) una especie que nunca terminará de extinguirse.

Un abrazo

promoteyourblogforfree dijo...

nice blog

Durrell dijo...

María espero que te lo pases muy bien estos días, yo también me voy mañana y espero disfrutar cada minuto que pueda. Nos leemos a la vuelta ok?

Un besote muy fuerte

¡sssssmmmmmuuuuuaaaaaccccccsssss!!!

Calle Quimera dijo...

Precioso relato, María, no le ha faltado de nada: humor, dinamismo, romanticismo... Un matrimonio feliz y sin embargo la atracción por esa otra mujer... Complicadillos somos a veces.

besos.

Anónimo dijo...

smiling,face.Not,only,can,answer,good,intentions,by,form.Can,also,shorten,distance,between,human,relationses!Happiness-not-is-getting-much.And-is-accounting-less~wish-happy-delectation....